“Ya no me importa mi vida, me dejaron sin ganas de vivir”, dijo la joven denunciada por una estafa piramidal en Ensenada

Lo hizo en las redes sociales en un extenso descargo. Imploró que dejen a su familia tranquila tras la furiosa venganza barrial. Y se hizo cargo de toda la maniobra. Desligó a otras personas en la organización delictiva. Dijo que ella podía devolver el dinero. Pero no la esperaron. Y ahora quedó en la ruina.

Zona Capital 30/11/2023
15 PRINCIPAL

En la causa de la escandalosa estafa piramidal con miles de damnificados, mientras se aguarda su indagatoria ante la justicia penal de La Plata, la docente de Ensenada Antonella Belén Rocha Fernández (22) realizó una defensa a través de las redes sociales en la que pidió que no responsabilicen a su familia e insistió en decir que podría haber devuelto todo el dinero que le habían entregado en 24 horas. 

Rocha usó para el descargo su perfil de Facebook, donde imploró protección a sus seres cercanos y trató de dar explicaciones sobre lo ocurrido. 

En las próximas horas, Rocha debía declarar como imputada ante el fiscal Martín Almirón, titular de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 8 de nuestra ciudad. En tribunales señalaron que en el contenido del posteo realizado en FB se advierte también cierto “asesoramiento legal”. 

Según se indicó, la denunciada focaliza en su mensaje que es la única responsable, que no hay nadie por debajo de ella y, sobre todo, nadie a escalas superiores. El descargo llamó poderosamente la atención a los investigadores judiciales. 

La publicación de la presunta estafadora de Ensenada sobrevino luego del robo y la quema de su casa. Allí Rocha dio su versión sobre lo ocurrido hace poco más de una semana, el martes 21 de noviembre por la noche, cuando decenas de personas fueron a su casa a exigirle explicaciones por el dinero que no les había devuelto. 

"Qué pasó, ¿De la noche a la mañana dejaron de quererme? Crearon "memes, burlas, sacadas de cuero y demás. Les pedí un día para organizarme y salir a pagar a los adeudados", se defendió la joven denunciada. 

Rocha precisó que había pedido ese tiempo, no mayor a 24 horas para realizar los pagos, pero los inversionistas no aguantaron y decidieron ir a su casa para pedirle explicaciones: "Yo era la única que podía hacer y deshacer con esto, yo era la única que podía arreglarlo".

También dijo que "días atrás, todos me amaban y me agradecían, estábamos pagando, íbamos con sobres a sus casas a abonar, atrasados, pero íbamos… tenía muchos planes, pero ninguno de ellos era fugarme con lo de ustedes".

En otro tramo de su mensaje, Rocha señaló que "los chicos que venían a trabajar sin saber cuáles eran mis pasos, a ellos también los ensuciaron. Ellos están libres de todo porque ellos solo seguían ordenes mías y nada más, ¡déjenlos en paz!".

En relación al día en que la gente que le reclamaba el dinero fue a su casa, la joven de 22 años dijo que “tuvo que salir por los techos porque se mandaron con palos a mi casa para matarme y entre tantos gritos escuché que dijeron 'ahora a lo de la madre'. Me escapé para buscar a mi hermanito Alfredo que tiene una discapacidad. Cuando llegué, ya habían entrado. A mi hermano lo perdieron entre tanta gente".

"Conmigo hubiesen hecho lo que sea, a mí ya no me importa mi vida, me dejaron sin ganas de vivir", consignó Rocha. También intentó explicar: "Mi trabajo no es una pirámide ni nada de todo lo que se habla. No tengo por qué decir cuál es mi trabajo…. Este lunes tengo que declarar, ¡escuchen esta campana también!". "Si yo fuese una estafadora como todos me dijeron no aparecía".

 

Antonella, sin empleo registrado y beneficiaria de un Plan: sigue libre

 

Antonella Rocha es beneficiaria de un plan para acceder a una garrafa y un Plan Progresar. Sin un empleo en blanco registrado en su historia. La justicia platense aún no decretó su detención porque le ha sido muy difícil reunir la prueba de cargo. Solo tres de los cientos de personas que dijeron haber depositado y perdido dinero en la “pirámide” dieron su testimonio. 

No hay papeles, ni firmas. Tampoco contratos ni documentos que den cuenta de obligaciones, intereses o tasas. Solo algunas capturas de pantalla con el dinero enviado. 

Todo comenzó hace pocos meses, cuando la joven de 22 años publicó un estado en sus redes sociales. Compartió su número de CBU con la promesa de multiplicar el dinero.

Los intereses eran increíbles. Hasta el doble. La gente esperanzada hizo correr el dato como reguero de pólvora. 

Cuando en las redes comenzó a decirse que Antonella ya no estaba pagando ni respondiendo los mensajes, decenas de personas totalmente fuera de sí fueron a su casa para quemarla y saquearla. Antes del incendio, se llevaron cajones con mercadería, con bizcochitos, fideos y un vino en cartón. Una filmación muestra a un joven salir corriendo con un inodoro en la mano. Y se ve a una muchacha con las tangas de Antonella huir en otra dirección. 

Efectivos de la Comisaría 1° de Ensenada detuvieron a 15 de esas personas. Varios menores entre ellos por daño y hurto calificado. 

Otro video fue difundido el fin de semana en el que se ve a la madre de Antonella, envuelta en una crisis de llantos y nervios. Ante la cámara dice que tiene tres nietos, que uno de sus hijos es discapacitado y que no tiene dónde vivir. Y remata: “Por favor, déjense de joder”.

Te puede interesar
multimedia.normal.9f832fa3510e1165.M19ub3JtYWwud2VicA==

En La Plata habrá un “alarmazo” por la inseguridad

Zona Capital 31/01/2024

Los principales cuestionamientos de las organizaciones que convocan están dirigidos al Gobierno bonaerense, al cual califican de “inepto”. Piden hacer “mucho ruido” desde el lugar donde se encuentre cada persona a la espera de que las autoridades responsables se hagan eco del mensaje.

Lo más visto